Interdependencia e incertidumbre realidades inevitables en el proceso del ENARM

Tensión, enojo, cansancio, frustración e indignación, por decir lo menos, caracterizaron la experiencia del primer día del proceso rumbo al ENARM. Ese inicio no distó mucho de lo que observamos como fenómeno a nivel comercial cuando se trata de una "venta nocturna", un "buen fin", etc. ; estas últimas incluso suelen ser más organizadas y previsoras.

Actualmente, con la reapertura de la plataforma para seguir obteniendo el pre-registro, se hace presente la incertidumbre. Puede juzgarse o elucubrarse mucho al respecto pero eso sólo quita tiempo, distrae y desgasta emocionalmente. Si de verdad interesa aprovechar la situación para iniciar un cambio en los procesos del sistema de salud en México, entonces puede ser una excelente oportunidad que no hay que desaprovechar, considerando que la apatía, el silencio, la desorganización y el individualismo contribuyen a perpetuar situaciones indeseables.

Quiero recordarte dos realidades importantes en nuestra existencia humana, que pocas veces tomamos en cuenta y no vemos su trascendencia. La primera, tiene que ver con la interdependencia, sin ella no podríamos ni existir. Ser interdependientes implica nuestra acción recíproca continua con personas e instituciones que determinan y contribuyen a nuestro desarrollo; no olvidemos que cada uno de nosotros también aporta en esa dinámica. Al ser inevitable esta realidad, ello significa que seguirás dependiendo de las instituciones de salud y de las personas que laboran en ellas, con sus aciertos y errores, si quieres formarte como especialista en México. La situación actual en el proceso del ENARM puede ser un detonante para quienes son personas propositivas, proactivas y organizadas. Si eres una de ellas, tienes mucho que aportar en tu interacción con el sector salud para mejorarlo. El malestar es una experiencia importante de cambio que requiere de acciones concretas para mejorar tal insatisfacción, de aquí que sólo rumiar el malestar sin acción no sirve de nada.

La segunda realidad, que nos acompaña también todo el tiempo a pesar de nuestra ignorancia sobre ella, es la incertidumbre en la vida humana. En el transcurso de nuestra vida abundan las ocasiones en que sucede lo que no queremos o imaginamos y sólo pocas veces se hace realidad precisa aquello que diseñamos o deseamos. Así sucede ahora en tu proceso para llegar a la residencia. Lo que parecía sencillo como obtener un pre- registro se complicó. Aunque ya está en marcha una re- apertura del sistema para que proceda nuevamente la obtención de folios para el ENARM, es incierto el límite en número de solicitudes, el día y la sede son inciertas para quienes obtuvieron su folio en esta re-apertura; no hay ninguna referencia a que se evitarán los errores o problemas técnicos que se tuvieron al comienzo del proceso. Todo esto es incierto hasta ahora. A esta situación se suma la incertidumbre que rodea a otras realidades por venir: llegar con excelente preparación académica y en buenas condiciones de salud física y de ánimo el día del ENARM,  manejar adecuadamente el estrés el día del examen, obtener un puntaje adecuado para ser seleccionado, ser admitido en la sede hospitalaria elegida, resistir el trato y trabajo como R1, etc.proceso del enarm

Estas realidades futuras son inciertas y solamente tú eres quien puede decidir cómo vivir la realidad en turno. Si tienes clara tu meta, conoces qué te mueve a alcanzarla, experimentas pasión por ella y emprendes las acciones adecuadas, entonces es muy probable que a pesar de los obstáculos en el camino y de la incertidumbre llegues no sólo a la residencia sino a ser especialista, con capacidad para dejar huella en el área y en las personas.

Así como seguramente quieres que las realidades de interdependencia y de incertidumbre cambien en su  forma o modo en que se han venido expresando en el ámbito médico, tú , ¿qué estás dispuesto(a) a cambiar de ti para llegar a la residencia? ¿Vas a repetir el mismo camino de preparación de tu ENARM anterior cuando sabes que no te funcionó y  existe una alta probabilidad de repetir resultados fallidos? ¿seguirás tus estrategias de estudiante de licenciatura? Si quieres que el personal y las instituciones de salud cambien, empieza el cambio primero contigo: ten pensamientos positivos, asume actitudes que favorezcan tu desarrollo sano, promueve ambientes y relaciones de crecimiento, prepárate diferente y mejor para el ENARM, etc. 

Que este "primer logro" de haber obtenido tu folio provoque en ti una reflexión seria sobre tu compromiso profesional y humano , y genere al mismo tiempo en ti un cambio de actitud con múltiples acciones en diferentes ámbitos para que llegues a la residencia con mayor autoconfianza, alta autoestima, gran entusiasmo y fortaleza para que brindes lo mejor de ti a los demás.

Programa ENARM 3Di

 

More info

Seguridad y riesgo de preparar el ENARM con un curso si vas a presentar nuevamente el examen (1a. parte)

 

 preparar el ENARM

Si has decidido presentar de nuevo el ENARM es porque crees que puedes obtener mejores resultados de los que has obtenido. Entonces, ¿qué estás haciendo de modo diferente o estás dispuesto(a) a mejorar para obtener un puntaje alto en el examen? Recuerda que hay un número considerable de médicos que van a presentar el ENARM. Muchos repiten como tú y muchos otros lo van a presentar por primera vez porque son recién egresados, con la ventaja de tener el conocimiento médico más fresco, la vigencia del hábito de estudio y muy probablemente más vitalidad y empuje para llegar a la especialidad.

La preparación o formación que recibimos en los diferentes ámbitos y etapas de nuestra vida es resultado de decisiones en las que han intervenido no sólo planteamientos personales sino también la persuasión de criterios del entorno social o la inercia de tradiciones o rituales heredados que no se cuestionan. En este contexto puede situarse la decisión que tomaste de inscribirte a uno de los cursos que se ofrecen para preparar el ENARM. Sin duda, es una opción muy buena porque genera un encuadre y ritmo de estudio importante además de permitirte resolver dudas de manera directa y rápida con los expertos. Por supuesto no hay que olvidar el lugar destacado que tienen las evaluaciones continuas y las revisiones de las mismas para ir tomando conciencia del rendimiento y lo que aún falta por reforzar. Sin embargo, existe un alto riesgo de crearse falsas expectativas. Estar en un curso de preparación para el ENARM en una institución de prestigio o en una empresa de renombre, cuya tasa de éxito en ingresos a la residencia es alta, ello no implica que por el simple hecho de asistir al curso aprobarás con puntaje alto el examen nacional.

El curso NO ES:

  1. Un formato acelerado que revisa toda la carrera de medicina.
  2. Un medio que allanará tus deficiencias de formación institucional.
  3. Una forma para superar tu problemática personal en ciertas áreas médicas.
  4. Un espacio, en general, para revisar tu actitud frente al estudio o las causas por las que obtienes notas de bajo perfil intelectual.
  5. Un medio que te ahorrará tiempo de estudio personal.
  6. La respuesta a tus inseguridades personales que actúan como saboteadores en el logro de tu meta académica.

El curso demanda de tu parte responsabilidad, acción, compromiso, introspección, honestidad contigo mismo(a), etc. Estos cursos no son de acompañamiento personalizado, ni integrales y tampoco cuidan de tu proceso ya que no es su objetivo. Cada médico debe resolver como pueda sus inconvenientes académicos y personales. Por ello, la atención y el cuidado, que son imprescindibles para alcanzar con más seguridad el puntaje alto, hay que buscarlos en otros espacios.

¿Qué conciencia tienes y qué acciones has emprendido en relación al estudio serio, organizado y comprometido para obtener el resultdo que quieres en el ENARM? ¿Tienes identificados tus saboteadores y los estás trabajando? ¿Cómo afectan tus distractores la calidad de tu estudio y retención? ¿Cómo manejas y aprovechas tu mundo emocional? ¿Has considerado la fuerza que tienen ciertos introyectos o declaraciones en tu preparación, ejecución y resultado de tu ENARM? Aunque te parezca absurdo, ¿en qué te beneficia o de qué te proteges al no ingresar todavía a la residencia? ¿Te has comprado la creencia de que la causa de tus fracaos anteriores se debe sólo a factores académicos?

No ingreses a un curso para preparar el ENARM con una visión mágica: algo hará el curso en ti o algo positivo y misterioso sucederá que va a permitir que llegues a la meta que te planteas. El sentido de realidad y la responsabilidad son clave en la preparación. Provoca que suceda aquello que quieres. 

Finalmente, estar en un curso o no, ambas situaciones demandan esfuerzo, disciplina, renuncia, pasión, audacia, valentía, compromiso, autoconfianza, mentalidad positiva, autocuidado, sentido. Este mínimo de experiencias te brindarán solidez y seguridad para alcanzar no sólo lo que te has propuesto académicamente sino otros logros en tu vida.

 

 

More info